Blogia
Protagonistas y transformadores

Presentamos un excelente cuento de una alumna de nuestra escuela:

Jim y sus ojos negros


Jim era el bufón más conocido de toda Europa, ya que trabajaba para el rey Nirsám, el cual era muy poderoso, engreído y exigente.

Siempre que invitaba a otros reyes, llamaba a Jim para que los entretenga y para presumir de él, que sabía entretener mejor que cualquier otro.

Jim trabajó toda su vida para Nirsám, y siempre lo hizo con disgusto, ya que lo criticaba constantemente. Hasta que un día Nirsám lo llamó y le exigió que aprenda a volar porque sino lo despediría y contrataría a otro. Él deseaba que sepa volar para que los demás reyes lo admiren, él quería ser el centro de atención continuamente.

-Tienes que aprender a volar, ¡así seré el rey más poderoso!; mi castillo tiene que superar al de los demás en todo, tiene que ser el más entretenido, ¡y eso se lograría si aprendieras!

Entonces Jim le retrucó:

-Yo no sé volar ni aprenderé, porque eso es imposible. Pero yo soy el bufón más entretenido de todos, así que no lograría nada despidiéndome.

La discusión continuó. Pero no llegó a ningún buen resultado. El rey le terminó advirtiendo que, si no aprendía a volar en dos días, su destino sería la horca.

AL OTRO DÍA…

Jim se despertó a las 5 a.m. para comenzar el primero de los dos días de los cuales dependía su vida. Abrió sus ojos y se calzó unas telas que había diseñado con el fin de que fueran pantuflas, se abrigó y se asomó por su balcón, intentó tirarse desde allí hasta el piso inferior, pero al no tener alas, cayó al suelo, con un pie esguinsado. Intentó arreglárselas lo más pronto posible para continuar con su día tan estresante.

Probó de una u otra forma, pero jamás logró aprender algo imposible, y es que en este cuento no existen hadas que cumplan los deseos.

Llegó la noche, y sin más remedio se fue a dormir agotadísimo. Pero se encontró con la sorpresa de que el miedo a morir no lo dejaba en paz, por lo cual tuvo que levantarse y continuar pensando que lo salvaría de su muerte.

Pensó:

-Si me escapara del palacio, no podría ir a ningún lado sin que me vieran, pues mi habitación está estrictamente vigilada.

-Si me escondo podrán encontrarme fácilmente, ya que el rey conoce todos mis trucos.

-Veo que no me queda otra alternativa que aprender a volar.

Se hicieron las 10 a.m. envuelto en pensamientos y a las 16 lo acogotarían.

Entonces continuó ideando la forma de volar, y luego de varios intentos, y ya a las 11 a.m. se le ocurrió un plan, armarse unas alas de metal, pero se dio cuenta de que serían muy pesadas, entonces, optó por hacerlas en tela, pero se dio cuenta que serían muy livianas. En conclusión ideó hacer un globo. Utilizó toda la tela del pueblo. Sin embargo le faltaba un poco más para poder terminarlo y no llegaría a tiempo para salvar su vida. Ya siendo las 15 y faltando tela con ayuda de costureras trató de armar el globo con las telas que estaban a su alcance. Al restar pocas puntadas para salvar su vida, lo acercaron al último lugar donde estaría. Ya habían llegado todos los espectadores del pueblo para ver morir al bufón, y mientras todos se acomodaban, Jim estando ya en la horca, concentró toda su furia y bronca en Nirsám, acosándolo con su mirada penetrante de sus ojos negros. Al momento de asesinarlo perecía que sus ojos iban a explotar. Y al ahorcarlo sus ojos quedaron abiertos, con su mirada fija en el satánico rey.

Todos quedaron boquiabiertos y cuando nadie esperaba algo inesperado, el cielo y todo lo que iluminaba aquel día, se apagó.

Los ojos negros del bufón se convirtieron en blancos, y fue lo único que iluminó.

Apuntando a Nirsám, esos dos rayos de luz que regían sobre toda su maldad, esos ojos cargados de bronca, eso ojos cargados de furia, esos ojos cargados de odio, hicieron una explosión de rigor y lo mataron.

La oscuridad del rey hizo que todo lo demás se vea mas claro, y su alma quedó encarcelada en su cuerpo, que sería el peor castigo.

Al verse todo iluminado por la luz del triste bufón, notaron que comenzó a volar, y quedó rondando en el aire, feliz de haber aprendido a volar después de la muerte de su rey, sin haberle dado el gusto de que éste lo viera.

FIN

Isabella Martiri Maidanik

7º grado

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

lina -

tengo que ir al baño pero me da pereza

nn -

soy muy loka
att: isabella martiri maidanik

ghtd -

cuales son las caracteristicas de la edad media
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres